spot_img

Servicio Social: El Grave daño que causan las bebidas energizantes.

Las bebidas energéticas están disponibles desde en los supermercados hasta en las gasolineras y tal vez es uno de los productos que recibe más promoción y que está ampliamente disponible en todo Estados Unidos. Pero ¿qué tan verdadero es lo que presumen hacer? “Cuerpo y mente revitalizados”, “aumento de energía” y “aumento de enfoque” y, ¿tienen alguna desventaja?

Las bebidas energéticas han existido por décadas. Sin embargo, un aumento en la investigación sobre el caso muestra que las bebidas energéticas tienen graves consecuencias negativas para la salud, especialmente en los niños y jóvenes adultos. Según un estudio del American Journal of Preventive Medicine (Revista Estadounidense de Medicina Preventiva), el consumo de bebidas energéticas y cafeína en los Estados Unidos ha aumentado en la última década, y el aumento es más alto en adolescentes, jóvenes adultos y personas de mediana edad.

¿De qué están hechas las bebidas energéticas?

La mayoría de las bebidas energéticas están compuestas de ingredientes similares: agua, azúcar, cafeína, ciertas vitaminas, minerales y estimulantes no nutritivos incluidos la guaraná, taurina y el ginseng. Como referencia: el café tiene como 100 mg de cafeína por taza. Las bebidas energéticas pueden tener entre 100 a 250 mg de cafeína por porción. Además de contener mucha cafeína, a continuación encontrará los estimulantes que se usan con frecuencia en las bebidas energéticas:

  • Guaraná
  • Taurina
  • Ginseng
  • Naranja amarga
  • L-carnitina l-tartrato (LCLT)
  • Yerba mate
  • Ginkgo
  • Hierba de San Juan
  • 5-Hidroxitriptofano
  • Yohimbina

La mayoría de estos estimulantes son hierbas que se usan para aumentar la concentración, energía y en algunos casos el deseo sexual. Aunque no son necesariamente dañinos por si solos, cuando se consumen en dosis altas de manera repetida o junto con cafeína, pueden causar daños graves para la salud.

Desafortunadamente, como la mayoría de las bebidas energéticas están siendo clasificadas como “suplementos alimenticios” muchas compañías han esquivado los reglamentos de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) y se las ingeniaron para evitar poner los detalles de cada ingrediente. Y aunque los reglamentos de la FDA limiten la cantidad de cafeína que puede contener una lata de refresco (hasta el 2%) no existen dichos límites para las bebidas energéticas.

“El aumento del uso de bebidas energéticas, especialmente entre jóvenes adultos, es algo preocupante y garantiza futuros estudios y monitoreo continuo”, dijo la Dra. Sara N. Bleich del Departamento de Políticas y Administración de la Salud de Harvard. “Aunque se promocione que las bebidas reducen la fatiga y mejoran el rendimiento físico y mental, el consumo frecuente de estas bebidas altas en cafeína y azúcar ha sido vinculado a consecuencias negativas para la salud”.

Problemas de salud por las bebidas energéticas

Las bebidas energéticas llevan mucho tiempo siendo el blanco de las críticas por ser peligrosas para la salud, en algunos casos hasta han sido citadas como la causa de muerte. Un estudio del 2015 publicado por la Revista de la Journal of the American Medical Association (Asociación Médica Americana, JAMA, por sus siglas en inglés), encontró que el consumo de solo una bebida energética con alto contenido de cafeína puede causar un aumento peligroso en la presión arterial y un aumento en los niveles de la hormona del estrés solo 30 minutos después de consumirla. Las bebidas energéticas también están asociadas con varios problemas de salud. Por ejemplo, a corto plazo puede sufrir de:

  • dolor de cabeza, dolor de estómago y diarrea;
  • dolor de pecho;
  • mareos;
  • problemas para dormir;
  • deshidratación;
  • aumento en el comportamiento de tomar riesgos.

El uso repetido de las bebidas energéticas también puede conducir a problemas de salud a largo plazo, que incluye:

  • perturbación del ritmo cardíaco;
  • adicción y síntomas de abstinencia;
  • aumento de la frecuencia cardíaca/presión arterial;
  • ansiedad.

¿Qué tan seguras son las bebidas energéticas?

La literatura médica está poniendo énfasis en los problemas de salud asociados con estos productos, aunque no han existido por el tiempo suficiente como para desarrollar una apreciación sólida y fundamentada de los efectos a largo plazo potenciales. Quizás la preocupación más grande sobre las bebidas energéticas es la cantidad de cafeína que contienen. La Administración de Alimentos y Medicamentos recomienda solo consumir hasta 400mg de cafeína al día. Este es el limite más alto antes de que empiecen los efectos negativos y graves de la salud.

Entre los años 2007 al 2011, más de 20,000 visitas a la sala de urgencias estuvieron involucradas con el consumo de bebidas energéticas. El alto consumo también ha sido vinculado con problemas en los riñones y hasta con la reducción del flujo sanguíneo al cerebro. La American Academy of Family Physicians (Academia Americana de Médicos Familiares) ha emitido una declaración de política que se opone a la venta y promoción de bebidas estimulantes y productos a personas menores de 18 años de edad en los Estados Unidos de América. Esto fue en respuesta a las múltiples visitas a la sala de urgencias, hospitalizaciones y hasta muertes de personas que habían consumido altas cantidades de bebidas energéticas.

Los otros motivos de preocupación están relacionados con los efectos de otros aditivos y sus interacciones potenciales con los medicamentos que su médico le recete. La naranja agria puede causar efectos adversos cardiovasculares, el ginseng puede agravar los problemas de sangrado y puede bajar los niveles de azúcar en la sangre, y la guaraná puede afectar el sueño y los trastornos de ansiedad. Además, las interacciones de 5-Hidroxitriptofano no deberían combinarse con ciertos antidepresivos, la yohimbina puede interactuar con los medicamentos de la presión alta, y el ginseng puede alterar la efectividad del anticoagulante llamado Warfarina.

La conclusión sobre las bebidas energéticas es ésta: debe buscar energía de otras fuentes y no de botellas. Hay mejores maneras de “revitalizar el cuerpo y la mente” que una bebida potencialmente dañina, con pocos beneficios y muchos ingredientes no regulados. Estos incluyen comer una dieta parecida a la mediterránea (vegetales, frutas, nueces, granos enteros, y carne roja limitadas), evite el consumo excesivo de bebidas con calorías (bebidas azucaradas y alcohol), practicar buena higiene al dormir (conservar patrones consistentes al dormir, evitar ver una pantalla de 30 minutos a 1 hora antes de irse a dormir), y ejercitarse regularmente (de 2 a 3 horas a la semana de actividad aeróbica moderada).

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Lo más nuevo

Noticias relacionadas

spot_img