spot_img

El Gobernador de Texas autoriza a las fuerzas estatales a detener a inmigrantes y enviarlos a la frontera

El gobernador de Texas, Greg Abbott, autorizó este jueves a las autoridades estatales a regresar a los puertos de entrada fronterizos con México a los migrantes a los que detengan, lo que genera un posible enfrentamiento con el gobierno federal, encargado de manejar la política migratoria de Estados Unidos.

El republicano les dio dichas facultades a la Guardia Nacional y al Departamento de Seguridad Pública (DPS), entidades ambas estatales, a través de una orden ejecutiva.

La medida ha sido criticada por el gobierno de México.

Abbott afirmó que el fin de semana fueron detenidas 5.000 personas que cruzaron de forma ilegal a EE.UU., creando «una crisis en la frontera que atropella a las comunidades de la línea». 

Aún no hay cifras de junio, pero en mayo se rompió el récord de cruces ilegales registrados. La Patrulla Fronteriza capturó a 177.000 personas, un 15% más que en abril. Y más de 60.000 personas hicieron más de un intento este mes para entrar a EE.UU.

La iniciativa responde al llamado que le hicieron varios condados del estado —Kinney, Uvalde, Goliad, Burnet y Medina— para que declarara legalmente la «invasión» ante la llegada de inmigrantes. Las autoridades locales pedían la deportación, a pesar de que es algo que solo corresponde al gobierno federal.

La declaración de «invasión» forma parte de un movimiento que argumenta que la Constitución de EE.UU. da una base legal a los estados para invocar los poderes de guerra.

La idea ha sido ampliamente criticada por los defensores de los inmigrantes y expertos jurídicos, que han advertido que el discurso forma parte de la campaña política del gobernador republicano, que busca la reelección en noviembre.

spot_imgspot_img
spot_img
spot_img

Lo más nuevo

Noticias relacionadas

spot_img